Logística contra la gestión de cadena de suministro

agosto 20, 2018 | Gestión

El concepto de logística hace referencia al “conjunto de medios y métodos necesarios para llevar a cabo la organización de una empresa o de un servicio, especialmente de distribución.” Partiendo de esta definición resulta comprensible que con frecuencia se confunda, o se hable más de logística que de cadena de suministro. Sin embargo, cabe decir que la primera no es más que una parte de la segunda y que es de suma importancia entender el proceso desde esta perspectiva para poder planificar evitando posibles fallos que incidan desfavorablemente en la cadena.

Ahora bien, ¿qué caracteriza a la gestión de la cadena de suministro que no tiene la logística? Pues, la gestión de cadena de suministros, también conocida por sus siglas en inglés SCM (Supply Chain Management) contempla el proceso operacional completo, desde la búsqueda de materiales y proveedores hasta la llegada a mayoristas/minoristas o consumidor final.

La primera vez que se introdujo el concepto de SCM, fue en una publicación del Financial Times en 1982, donde Keith Oliver, londinense y en ese momento vicepresidente senior en Booz Allen Hamilton, había acuñado el término lo hizo de dominio público. Oliver plantea en el artículo que la gestión de esta cadena incluye todos los elementos y personas responsables en los procesos de producir, mercadear, distribuir, vender, finanzas, inventario y servicio al cliente.

Aunque el término no se popularizó hasta principios de los 90’s, dentro de las conversaciones de los negocios, hoy día es una parte vital del manejo de las empresas, que busca responder a la pregunta: cómo puede un negocio proveer el mejor producto posible al precio más bajo. Esta metodología ha sido implementada exitosamente desde entonces, por grandes empresas como Dell y Gap.

La logística se inserta dentro de esta estrategia, encargándose de reunir todos los recursos, tanto humanos como infraestructurales, para la manipulación, adecuación del espacio, almacenaje, transporte y entrega de los bienes o servicios.

La diferencia más clara entre una y otra es que la logística controla eficientemente los materiales y productos desde el punto de origen (que puede ser la fábrica o almacén) hasta el lugar donde deben adquirirse, incluyendo la correcta colocación en el punto de venta; la cadena de suministro por su lado se encarga de planificar, supervisar y controlar los recursos tanto infraestructurales y humanos como la gestión de los tiempos, desde la producción del bien hasta el punto de consumo final.

Se trata de un seguimiento al proceso completo, desde los materiales, el manejo de la información entre los distintos departamentos, manejo de las finanzas desde los proveedores, al proceso de fabricación, hasta la entrega final. La gestión de la cadena de suministros es de vital importancia, ya que una entrega o incumplimiento en cualquiera de los eslabones afecta el sistema completo y con ello a la empresa en sí misma.

 

BOLETÍN INFORMATIVO

Suscríbete para recibir actualizaciones, promociones y tips que serán de tu interés.

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.