Lectura recomendada: Los secretos de la mente millonaria

mayo 15, 2014 | Gerencia

Autor: T. HarvEker
Número de páginas:
 256
Fecha de publicación:
2011

T. HarvEker plantea en su libro “Los secretos de la mente millonaria” conceptos de auto ayuda para saber administrar el dinero. En un libro basado en su propia experiencia, el autor plantea que los humanos deben  reprogramar su cerebro y adoptar nuevas formas de pensar para que puedan ser millonarios.

El autor divide el libro en cuatro partes.En la primera parte titulada “Tu patrón del dinero”, Harv explica que la prosperidad de una persona depende directamente de su carácter, forma de pensar y creencias. Explica que el ser humano tiene un patrón de dinero en su cabeza, que es lo que determina si está hecho para fracasar o tener éxito.

En una segunda parte habla acerca de los “archivos de riqueza”, y hace referencia a la información que las personas almacenan en su cabeza. “La gente rica contiene información diferente a la de la gente de clase media y pobre, dado que las formas de pensar son bien distintas”, expresa el autor.

En este sentido plantea como distinciones de archivos de riquezaque:

-La gente rica piensa: “yo creo mi vida”. La gente pobre piensa: “la vida es algo que me sucede”.

-La gente rica juega al juego del dinero para ganar. La gente pobre juega al juego del dinero para no perder.

-La gente rica se compromete a ser rica. La gente pobre desearía ser rica.

-La gente rica piensa en grande. La gente pobre piensa en pequeño.

-La gente rica se centra en las oportunidades. La gente pobre se centra en los obstáculos.

-La gente rica admira a otra gente rica y próspera. A la gente pobre le molesta la gente rica y no próspera.

-Los ricos piensan: “Las dos cosas”. Los pobres piensan: “O esto o lo otro”.

-La gente rica administra bien su dinero. La gente pobre administra mal su dinero.

 

BOLETÍN INFORMATIVO

Suscríbete para recibir actualizaciones, promociones y tips que serán de tu interés.

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.