Producto mínimo viable: ¿qué es y cómo crear uno?

Con el inicio de una nueva idea de negocio nace también la esperanza y la ilusión de que sea todo un éxito su lanzamiento, sin embargo, en los negocios no siempre se tiene este final feliz, donde no solo se pierden las ilusiones, sino también tiempo y dinero.

De acuerdo con la revista Harvard Business Review, el 85% de los nuevos productos que se lanzan al mercado fracasan, por lo que una manera inteligente de saber si vale la pena invertir tiempo y esfuerzo en un producto es creando un producto mínimo viable (MVP,  por sus siglas en inglés).

Crear un producto mínimo viable es una excelente manera de poner a prueba tu idea de negocio en el mercado, ya que es un prototipo del producto que deseas lanzar con las funcionalidades y características básicas, el cual podrás presentar a clientes potenciales para comprobar si satisface sus necesidades.

Beneficios de crear un MVP

Dentro de las grandes ventajas que tiene crear un producto mínimo viable se destacan:

  • Confirmar que el producto o idea de negocio despierta un interés en el consumidor.
  • Validar si el cliente está dispuesto a pagar por el producto y obtener un aproximado del monto que pagaría.
  • Minimizar el riesgo de fracaso.
  • Mejorar el diseño y las funcionalidades del producto, gracias al feedback de los early adopters, aquellos consumidores que están dispuestos a probar productos nuevos.
  • Reducir el costo de producción e implementación.

Ya que conoces lo que es un MVP y las ventajas que tiene para tu emprendimiento, es el momento de saber cómo crear un producto mínimo viable, por ello, hemos realizado una pequeña guía de cuatro pasos esenciales.

  1. Identifica las necesidades del cliente

El primer paso es conocer las necesidades del público objetivo y comprobar si el producto o idea de negocio realmente satisface esas necesidades, por tal razón es necesario elaborar un prototipo que posea las características y funciones mínimas para ser presentado al mercado y que permita determinar si es viable.

  1. Crea un prototipo

 ¡Manos a la obra! En este paso crearás el prototipo de tu producto. Comienza por generar un pequeño lote del modelo inicial, con las características y funcionalidades principales.

Si el producto o idea de negocio es muy costosa para ponerla en marcha, utiliza como estrategia la creación de maquetas, un diseño virtual o un video explicativo.

  1. Mide los resultados

 Esta etapa es sumamente importante, ya que te da la oportunidad de conocer si el producto es viable, para ello debes establecer las métricas adecuadas que te permitan mejorar tu idea de negocio.

Existen varias maneras para poner a prueba y evaluar tu producto, como realizar entrevistas a clientes, hacer encuestas o aplicar pruebas A/B que te ayudan a identificar las características de tu prototipo que mejor funcionan.

Si los resultados obtenidos son positivos, es un indicio que tu emprendimiento va por buen camino.

 

Últimas publicaciones