¿Qué hacer cuando la recesión económica toca tu puerta?

abril 16, 2018 | Finanzas

La recesión económica es capaz de tocar tu puerta,  inclusive abrirla. Para enfrentarla es importante que te mantengas proactivo y que, en vez de reaccionar con quejas y lamentos, te ocupes en lo que realmente es importante: mantener a flote tu negocio.

Para eso, es vital que pienses en estrategias que te ayuden a mitigar los daños que producirá esa disminución de la actividad comercial. A continuación algunas opciones:

  1. Acepta pagos con tarjetas de crédito y débito. Un error reproducido por muchas pequeñas y medianas empresas es limitar los clientes al pago en efectivo. En un mundo cada vez más desmaterializado y de mayor inclusión financiera, lo común es que la gente se advoque por utilizar otros medios de pago. Muchas veces las personas dejan de consumir en una tienda o restaurante en particular porque les impiden pagar con tarjetas. Así que, en tiempos de crisis, es vital que reconsideres agregar esta solución. Olvídate de la comisión que cobran los intermediarios financieros por permitirte contar con este servicio. Está comprobado que los ingresos de tu compañía aumentan al incluir esta modalidad de pago, y necesitas enfocarte en soluciones que te ofrezcan mayor rentabilidad.
  2. La innovación significativa. Como empresario pyme debes pensar de manera permanente en cómo mejorar tu negocio, ¿agregarás más productos? ¿Abrirás una sucursal en otra localidad? ¿Cómo conseguirá más y mejores clientes? ¿Cuáles otras innovaciones puedes implementar en el negocio? Planificar lo nuevo que quieres incorporar siempre será clave para avanzar. Procura que los tiempos de recesión sean la oportunidad para abrir otras ventanas o mirar desde otros ángulos tu actividad productiva.
  3. Préstale mayor atención a tus clientes. En los momentos difíciles puede que tu competencia haga recortes para poder manejar las circunstancias hostiles. Tú, has algo diferente. Ofrécele aquellas cosas que son valiosas para ellos, pero que otras empresas no lo hacen.
  4. Nuevas oportunidades. Puedes disminuir los márgenes de ganancia y, en vez, ofrecer productos más baratos y de esta forma incrementar tu volumen de ventas.
  5. Detecta segmentos de mercado inexplorados. Si observas bien, durante los tiempos de desaceleración comercial, puedes dedicarte a identificar segmentos de mercado cada vez más específicos. No hablamos únicamente de los grupos, sino de los subgrupos, esos consumidores que casi nadie satisface porque tienen características bien peculiares. Detéctalos y dedícate a ellos, serás quien esté a la cabeza de ese mercado y esto representará beneficios adicionales a tu negocio.

BOLETÍN INFORMATIVO

Suscríbete para recibir actualizaciones, promociones y tips que serán de tu interés.