Tecnologías y prácticas para reducir la factura eléctrica

enero 8, 2014 | Finanzas

En los últimos años, el tema eléctrico ha transcendido más allá de las agendas públicas de los medios de comunicación, convirtiéndose en uno de los principales temas de los hogares de la sociedad  dominicana y el resto del mundo.

De acuerdo a un informe publicado por el Banco Mundial en el año 2007, las tarifas de electricidad en la República Dominicana se encuentran entre las más altas de la región de América Latina y el Caribe. Esto se debe a diversos factores: dependencia del combustible importado, frágil ambiente institucional, dificultades para demandar a grandes deudores morosos, altos precios negociados inicialmente en contratos de compra de energía con los generadores, elevados riesgos comerciales a los que hacen frente los generadores, como el impago o pago atrasado de las empresas de distribución y/o del gobierno, bajo índice de recuperación de efectivo (CRI, por sus siglas en inglés) y altos costos operativos en las empresas de distribución.

La política del país de subsidiar de forma cruzada las tarifas residenciales, con aumentos desproporcionados en las tarifas comerciales e industriales, se traduce en precios más altos para estos consumidores en comparación con los residenciales. En 2007, la tarifa residencial media fue de 0.160 US$ por kWh, mientras que la tarifa industrial media fue de 0.230 US$ por kWhy la tarifa comercial media llegó a 0.290 US$ por kWh.

Para hacer frente a esta problemática podemos optar por la implementación de tecnologías y prácticas para intentar controlar y reducir el costo de tu factura eléctrica.

Los fabricantes de artefactos eléctricos disponen de nuevas tecnologías de iluminación, tales como lámparas de bajo consumo, que si bien son más costosas que las tradicionales, a largo plazo resultan más económicas, ya que duran ocho veces más que las bombillas convencionales y proporcionan la misma intensidad lumínica. En total, su vida útil es de entre 8,000 y 10,00 horas.

Te recomendamos iniciar realizando un catastro de las fuentes de iluminación existentes en tu empresa y evaluar implementar un plan de reemplazo de bombillas.

Otro de los esfuerzos desarrollados que busca la reducción presupuestaria y el cuidado del medio ambiente es la implementación de energías renovables (que ayudan a reducir el consumo de energía primaria), muy en especial la energía solar.
Es reconocida  como una fuente de energía inagotable, libre de contaminación y basada en la utilización de tecnologías como el caso de paneles y ventanales solares para generar electricidad.

En nuestro país la mayor parte de la generación de electricidad proviene de fuentes térmicas, sólo el 14% de la capacidad instalada es hidroeléctrica. La explotación de otros recursos renovables (es decir, energía solar y energía eólica) es aún muy limitada. Sin embargo, se espera que esta situación se modifique tras la promulgación en mayo de 2007 de la Ley de Incentivos para el Desarrollo de Energías Renovables (Ley 57-07).

Entre otros incentivos, esta ley establece la financiación, a tasas de interés ventajosas, del 75% del costo del equipamiento en empresas que instalen tecnologías renovables para autogeneración y en comunidades que desarrollen proyectos a pequeña escala (menos de 500 kW).

Otras opciones prácticas que te recomendamos repasar son:

-Analiza tus últimas facturas eléctricas y controlar la potencia que tienes contratada con tu compañía de distribución de energía eléctrica.

– Recomienda a todos los miembros de tu equipo de apagar los equipos cada vez que los mismos no sean utilizados.

– Implementa un plan de reemplazo de equipos y maquinarias que hayan superado su periodo de vida útil recomendadas por el fabricante.

– Evita excederte en el uso de sistemas de aire acondicionado.

 

BOLETÍN INFORMATIVO

Suscríbete para recibir actualizaciones, promociones y tips que serán de tu interés.