Cinco habilidades sociales que diferencian al empresario de éxito

diciembre 19, 2019 | Gerencia

Aprende a relacionarte con los demás y alcanza resultados exponenciales

 

Las habilidades sociales son aquellas que permiten al ser humano comunicarse e interactuar con los demás de manera eficaz. Si bien algunos poseen estas habilidades de modo innato, otros con un poco de práctica podrán dominar estas capacidades fundamentales para tener éxito en los negocios.

El saber tratar e interactuar con los demás es un arte que brinda grandes oportunidades a quienes lo dominan, por tal motivo, en Impulsa Popular deseamos que conozcas las cinco principales competencias y habilidades sociales que posee el empresario de éxito:

Empatía: es la habilidad que permite ponerse en los zapatos del otro, permitiendo así ver la situación desde la perspectiva de los demás. Esta habilidad social es vital para adaptarse con mayor facilidad a cualquier entorno.

Los empresarios empáticos logran conectar con el otro, lo que le permite conocer sus necesidades y qué los motiva, elementos fundamentales en el mundo empresarial.

Habilidad comunicativa: es una de las habilidades fundamentales que todo empresario debe dominar, ya que esta capacidad le permite expresar sus ideas y criterios de manera clara, concisa y persuasiva.

Al desarrollar esta destreza se pone en práctica la escucha activa y se aprende también la habilidad de ser asertivo, debido a que a la hora de comunicarse lo hace respetando los pensamientos e ideas de los demás.

Trabajo en equipo: Esta es una habilidad imprescindible del empresario de éxito, el saber conformar un buen equipo de trabajo y trabajar en equipo son prácticas que aumentan las probabilidades de éxito de cualquier proyecto o negocio.

Relacionarse con el entorno: Al desarrollar esta capacidad se adquiere la habilidad de desenvolverse con facilidad en cualquier entorno o circunstancia, identificando los obstáculos presentes y transformándolos en oportunidades para el negocio.

Esta habilidad es vital para no sucumbir ante cualquier adversidad que se pueda presentar y sobrepasar los momentos de crisis.

Flexibilidad: Por último, la habilidad de adaptarse a los cambios y mantener una mente abierta ante nuevas oportunidades o cualquier situación que se pueda presentar en el entorno profesional.

BOLETÍN INFORMATIVO

Suscríbete para recibir actualizaciones, promociones y tips que serán de tu interés.