Diferencia entre plan de negocios, operacional y de comercialización

octubre 29, 2018 | Gerencia

En su más simple expresión, un plan de negocios es una guía, un mapa que define las líneas de los objetivos y los detalles de cómo se puede llegar a cumplirlos. De este modo quedan definidas aquellas acciones que deben ponerse en marcha para el desarrollo del negocio. Define así, las etapas de desarrollo de las acciones que deben realizarse para crear y desarrollar un negocio, siendo un manual que facilita la creación y crecimiento de la empresa.

Un plan de negocios estructurado de manera formal abarca los siguientes aspectos: un resumen ejecutivo, visión general de la empresa, información sobre sus productos/servicios, plan de marketing, principales hitos de la empresa, información sobre la directiva y el equipo de trabajo, detalles del plan financiero. Ahora bien, esta estructura de plan de negocios como un documento extenso y formal que debe tener toda la proyección del negocio con el más mínimo detalle responde a momentos en específico que se necesita cumplir con las formalidades en el momento de la captación de inversionistas o solicitar financiación bancaria.  En los últimos años se trata de idea que ha cambiado en función de la practicidad,  siendo cada vez más sintetizado al implementarse de manera interna. Para estos fines, un plan de negocio práctico debe ser una hoja de ruta que permita proyectar el sustento en los próximos años, con una lista de puntos de las proyecciones más importantes y dejando bien definida la interrogante de ¿Cómo va a funcionar la empresa? y ¿Qué debemos hacer para que sea exitosa?.

 

Por otro lado, un plan operacional, consiste en una propuesta estratégica que provee una imagen de cómo un equipo de trabajo, departamento o división de la empresa contribuirá a la consecución de los objetivos de la empresa. Se trata del plan de las tareas a desarrollarse día a día, diferenciándose considerablemente del plan de negocios ya que esté último traza los objetivos y la dirección de la organización pero no contempla las tareas inmediatas para llegar a los mismos. Lo que si implica un plan operacional es información detallada dirigida de manera directa a las personas que deben desarrollar cada tarea para hacer funcionar el negocio.

 

Los puntos que abarca el plan operacional variarán atendiendo al tipo de negocio que se desarrolle, y pensando en los detalles que han de enfrentarse desde el momento de apertura de la empresa. Implica las respuestas a las siguientes preguntas: ¿Qué? Estrategias y tareas a implementarse; ¿Quién? Respondiendo con los equipos o personas responsables de implementar cada tarea; ¿Cuándo? La línea de tiempo en qué cada punto debe completarse; ¿Cuánto? Describir los recursos financieros disponibles para cumplir una estrategia o tarea. A grandes rasgos, se trata de proveer una visión definida de las tareas y responsabilidades alineados con los objetivos previamente definidos en el plan de negocios.

 

El plan de comercialización debe ofrecer una descripción concisa del potencial del mercado y el camino a recorrer hacia la comercialización de los productos/servicios que ofrece la empresa. Describe también las estrategias que utilizará la empresa para generar ingresos, oportunidades de negocio, alineando dicha estrategia a la situación del panorama, recursos actuales disponibles y anticipándose a las futuras necesidades para la exitosa ejecución.

 

El plan de comercialización debe tomar como punto de partida una afirmación que identifique el objetivo comercial del proyecto, que viene a ser la visión de las necesidades que busca satisfacer el producto/servicio y el perfil de los consumidores potenciales. Expertos afirman que un buen plan de marketing puede sintetizarse en dos páginas dónde se aborde de manera detallada la oportunidad del mercado, la propiedad intelectual, el equipo de trabajo, ingresos esperados.

 

Puede observarse que si bien cada uno implica el conjunto de variables necesarias a considerar para la ejecución de un negocio abordan aspectos diferentes y de gran relevancia. El plan de negocios plantea las directrices generales de la puesta en marcha del negocio, mientras que el plan operacional y de comercialización, que se desprenden del primero, hacen referencia a ámbitos particulares de manera más específica. Son herramientas que se interrelacionan entre ellas y que responden a los principios de funcionalidad orientada a objetivos, representando un eje en torno al cual adherirnos para mantener la dirección al éxito de la empresa.

 

BOLETÍN INFORMATIVO

Suscríbete para recibir actualizaciones, promociones y tips que serán de tu interés.