Liderazgo resiliente ante la COVID-19

junio 1, 2020 | Gerencia

El liderazgo resiliente se hace imprescindible para que las organizaciones puedan salir adelante ante la crisis. La COVID-19 ha causado grandes estragos e incertidumbres en el sector empresarial, que debe abordarlas y aprovechar la oportunidad para cambiar y crecer.

El cambio siempre ha generado resistencia en las empresas. No obstante, la crisis provocada por el coronavirus ha obligado a los negocios a aceptar rápidamente el cambio y rediseñarse para continuar sus operaciones y no desaparecer en el mercado.

Los líderes resilientes se definen por quienes son y lo que hacen durante los momentos de crisis para que la organización emerja más fortalecida.

Adoptar un liderazgo resiliente ayudará a la organización a avanzar con éxito en la etapa de recuperación de la crisis. Los líderes con esta habilidad de liderazgo guiarán a sus equipos de trabajo para incorporar aptitudes, habilidades y desarrollar un conjunto de acciones que lleven a la empresa no solo a recuperarse de la crisis sino a salir transformada de ella.

De acuerdo con la empresa de consultoría Deloitte, en su guía titulada “The essence of resilient leadership”, los líderes resilientes deben abordar las tres fases de la crisis y ejecutar las siguientes acciones:

Fase 1. Responder

El éxito para pasar a la recuperación requiere de un cambio de mentalidad del equipo de trabajo, comprendiendo el escenario actual, que es impredecible, para adoptar medidas de contingencia y reaccionar ante la crisis.

Fase 2. Recuperar

La COVID-19 trae consigo escenarios de incertidumbre, cambios en lo social, en las instituciones y en el comportamiento de los consumidores, empleados, socios e inversionistas, por lo que es vital identificar estos cambios para trascender.

La confianza es vital durante el proceso de recuperación como un catalizador para guiar a la empresa a través de lo desconocido, tomando en cuenta que la humanidad se encuentra en un momento de vulnerabilidad y es necesario brindarle seguridad física, emocional, financiera y digital.

Fase 3. Prosperar

En esta última fase es esencial que el líder tenga bien definido el destino final de la organización, cómo serán los resultados finales del proceso de recuperación, elaborando un plan que le permita anticipar los resultados macro.

Algunos resultados que el líder resiliente debe anticipar son:

– Recuperar y aumentar los ingresos

– Aumentar los márgenes de rentabilidad

– Liquidez y optimizar activos

– Transformación digital

– Apoyo al capital humano

– Gestionar el cambio en los grupos de interés

Son muchas las empresas que durante su proceso de recuperación de la COVID-19 se han visto en la necesidad de cambiar su modelo de negocio con éxito, así que es una excelente oportunidad para aprender de otros e identificar qué puedes aplicar en tu empresa.

 

BOLETÍN INFORMATIVO

Suscríbete para recibir actualizaciones, promociones y tips que serán de tu interés.