¿Para qué sirve la política de formación de empleados?

octubre 18, 2013 | Gerencia

Seguro te encantaría contar con un equipo excepcional, capaz de hacer una labor excelente en el manejo de tu PYME. Ahora, esa formación ideal es también tú responsabilidad. No hay mejor forma de tener el talento perfecto que creándolo, y para esto es necesario tener una política de formación que ayude a tus empleados a especializarse en áreas necesarias para tu empresa.

El objetivo de las políticas de formación es mejorar la productividad. Pero igual sirven para aumentar los conocimientos, habilidades, actitudes y aptitudes de los empleados de tu PYME.

Como empresario PYME no debes ver esto como un gasto, sino como una inversión, porque los resultados son muy beneficiosos para tu negocio.

Antes, el fin de la formación para empleados era proporcionar solo conocimientos técnicos para realizar una labor determinada. En la actualidad, estas políticas se aplican también para solucionar problemas, actitudes de comunicación, trabajo en equipo, mejorar el compromiso del trabajador, y obtener oportunidades de promoción. Cuando ofreces formación los trabajadores son más eficientes.

Beneficios específicos

En primer lugar, aprendizaje. Ayudará a tus empleados a realizar tareas que antes no podían. Después de la formación, y de ser explicado el procedimiento para cada labor, les será mucho más fácil cumplir los objetivos. La formación también facilita que puedas mover a tu personal de puesto cada cierto tiempo. Así dominarán un gran número de tareas.

Apoyo emocional. Trabajadores mejor formados toman mejores decisiones y solucionan problemas más complicados. Es mayor también su satisfacción con el puesto y su confianza en sí mismos. Además, logran una mayor cantidad de metas individuales, temen menos a la competencia y mejoran sus aptitudes comunicativas.

Efectos en la empresa. Eleva la moral de la fuerza de trabajo, mejora la imagen, la toma de decisiones es más ágil, hace más fácil la formación de futuros líderes, crece la productividad, la calidad de los trabajos, disminuye la tensión y permite manejar áreas en conflicto. Además, a raíz de esto, se podrían reducir los costos en muchas áreas.

¿Cómo lograr una buena política de formación?
Una de las prácticas más populares son los cursos, es decir, sesiones donde un facilitador transmite una serie de conocimientos.También funcionan los talleres, conferencias y simulaciones,que consisten en poner en práctica lo aprendido. 

 

BOLETÍN INFORMATIVO

Suscríbete para recibir actualizaciones, promociones y tips que serán de tu interés.