Toma de decisiones ante escenarios de incertidumbre 

octubre 21, 2020 | Gestión

La crisis sanitaria por la que atraviesa el mundo hace que el futuro de las empresas sea impredecible, lo que trae consigo mucha incertidumbre afectando el proceso de toma de decisiones.

No obstante, esto no significa que no podamos gestionar el proceso de toma de decisión ante un entorno volátil. El artículo How to Make Rational Decisions in the Face of Uncertainty”, publicado en la  revista Harvard Review Business, invita al empresario a tomar una pausa estratégica y evaluar la situación con todas sus incógnitas, mediante cuatro pasos para tomar decisiones razonables mientras se trabaja en un entorno ambiguo.

  1. Identifique la categoría de datos históricos con la que está trabajando

Existen tres principales datos con los cuales estamos obligados a trabajar:

  • Datos destacados: son aquellos que captan tu atención de inmediato y causan sorpresa.
  • Datos contextuales: que, de acuerdo a su marco contextual, no afectan la forma en que se interpretan.
  • Datos con patrones: son los que parecen tener una forma regular, inteligible y significativa.

2.  Reconocer que juicios cognitivos son provocados por estas categorías de datos

Los tres tipos de datos anteriores pueden provocar diferentes juicios cognitivos, por lo que es importante identificar el tipo de datos y el juicio relacionado con el mismo para evitar errores en la toma de decisión, aún más esta época de pandemia.

Los datos destacados pueden activar el juicio de la prominencia, en el que se asuma o se sobre pondera la información actual, afectando que se tome una decisión óptima y cause errores en la planificación.

Por otro lado, los datos contextuales pueden llegar a restringir o limitar nuestro pensamiento dando lugar a un juicio “cuadrado”, por ejemplo, si en el país hay un 47.35% de casos confirmados de COVID-19 de la totalidad de la población, se percibe de manera diferente al decir que el 52.65% de la población se encuentra libre del virus.

Los datos con patrones a menudo provocan la ilusión de agrupamiento y se asume que los datos aleatorios son informaciones que nos ayudarán a predecir lo que acontecerá, lo cual nubla el proceso de toma de decisión.

  1. Invierta el problema para identificar lo que realmente necesita saber

Este paso del proceso de toma de decisión implica darse cuenta de que no se necesita saberlo todo, pero sí identificar los datos importantes para tomar la mejor decisión, y para ello es necesario invertir la resolución del problema, empezando por resolver las siguientes interrogantes: ¿qué necesito saber realmente para comprender la situación? y ¿qué diferencia haría esta información y cómo debes usarla?

  1. Formule las preguntas adecuadas para obtener las respuestas que necesita

Una manera práctica de formular las preguntas adecuadas es organizarlas en función de cuatro categorías principales:

  • Comportamiento: aborda lo que producirá o desencadenará el comportamiento de una persona o un hecho en particular. 
  • Opinión: se refiere a las preguntas sobre lo que alguien opina sobre un tema o evento. 
  • Sentimiento: pregunta cómo alguien responde emocionalmente a un tema.  
  • Conocimiento: aborda la información real sobre un tema en particular. Por ejemplo, ¿ha habido casos de transmisión de COVID-19 relacionados con viajar?

Estos cuatro pasos permitirán abordar de mejor manera las respuestas emocionales, identificarlas y afrontarlas. De esta manera podremos avanzar a tomar una decisión adecuada y racional en momentos de incertidumbre.

 

BOLETÍN INFORMATIVO

Suscríbete para recibir actualizaciones, promociones y tips que serán de tu interés.