Por más tonta que sea la idea, se puede convertir en negocio

septiembre 9, 2013 | Emprendimiento

Las ideas son el primer paso para la realización de una empresa, compañía o institución, puesto que son éstas las que incentivan al individuo a trabajar por un fin que les resulte beneficioso. En los últimos tiempos se ha desatado un espíritu de emprendimiento en diferentes sectores, lo que representa más oportunidad no sólo para las personas, sino para toda República Dominicana.

La creación de empresas no es algo que puedas lograr de un día para otro, más bien es todo un proceso en el que intervienen tus conocimientos, disposición de trabajo y creatividad. Ahora bien ¿Cómo es posible que tu idea pase a ser una empresa rentable?

El éxito en la creación de un negocio depende en buena medida de la forma en que entiendas y manejes los diversos factores que inciden, directa e indirectamente, en tu desarrollo.

Toda empresa comenzó siendo una idea, sin embargo, debieron tener unas características que permitieron o hicieron posible la creación de la firma. Una de las principales particularidades de esos planes que terminaron convirtiéndose en compañías, es que realmente representaron la posibilidad de iniciar un negocio perdurable.

La creación de un proyecto resulta esencialmente de la combinación de dos factores: una persona o equipo de personas y una idea de negocio; es sabido que no en todos los casos puedes definir la idea de negocio a desarrollar, pero al decidir ponerla en marcha das inicio a lo que se denomina el proceso emprendedor.

Existen diversas razones por las cuales, tal vez, te animaste a crear una empresas, entre las cuales: que estabas desempleado, tenías necesidad de independencia económica o de mejorar ingresos, insatisfacción con tu trabajo, reto personal o autorrealización.

Una de las partes más interesantes de la realización de nuevos proyectos es la oportunidad que les brindas a otras personas para que participen en el proceso de creación de riquezas y de bienestar común o en otras palabras, la generación de empleos.

La condición de negocio (en su acepción de compra-venta) en principio, sólo genera beneficios para quienes lo ponen en práctica, para lo cual se realizan dos operaciones básicas que son: ofrecer lo que se necesita y cobrar por lo vendido.

Para que tus ideas se conviertan en empresa, éstas deben producir algún tipo de utilidad, interés o provecho en el tiempo.

BOLETÍN INFORMATIVO

Suscríbete para recibir actualizaciones, promociones y tips que serán de tu interés.