¿Estás pensando en ampliar y abrir un segundo negocio con tu pyme?

noviembre 5, 2019 | Impulsa tu negocio

Has de ser cauteloso y responder antes a las preguntas que te vamos a plantear

 

¿Para qué quiero un segundo negocio?

Antes de pensar en montar un nuevo negocio de tu pyme es imprescindible reflexionar sobre para qué quiero crecer. Estudia las motivaciones para que la decisión no termine en desastre. Por ejemplo, puede ser que nuestros clientes demanden más servicios o productos que podríamos ofrecer con un nuevo negocio.

Otro buen argumento sería que nuestro negocio sea cíclico y requiera diversificar para diluir ese riesgo. Esa diversificación puede ser de servicio o producto.

¿Cuándo debo plantearme crecer?

Si ves que tu pyme y los ingresos crecen y que poco a poco tu trabajo consigue un importante hueco en el mercado es cuando hay que pensar en dar el salto. Pero no es solo tener clientes, o salir a buscarlos, es dotar a la pyme de una cartera continua y estable que te permita ese crecimiento y saldo constante.

Todo va muy deprisa, luego hay que estar a la vanguardia con nuestra pyme y lo normal es tener una estrategia de crecimiento sostenible. Sin embargo, no hay un baremo fijo para decidir cuándo hacerlo, cada pyme es muy distinta.

¿Cuál es el principal riesgo?

Para no fracasar en el intento, lo principal es no perder el foco de tu pyme, es ahí donde muchos proyectos tienen su talón de Aquiles. Aquí cobra relevancia el dicho Quien mucho abarca, poco aprieta. Ante el reto de crecer, lo que es vital es que nuestra pyme esté rodada y probada.

¿Tengo suficiente talento en el equipo o soy capaz de atraerlo?

En el plano personal, crecer implica delegar. Estructurar de forma profesionalizada la organización de tu pyme con funciones, responsabilidades, sistemas de compensación coherentes y sistemas de supervisión, evaluación y desarrollo son aspectos muy importantes. El líder debe asumir que precisa personas de plena confianza que le acompañen en este viaje.

¿Tengo recursos financieros suficientes?

La pyme tiene que contar con financiación para el nuevo proyecto. Buscar alianzas podría ser una forma de crecer sin tener que arriesgar en una primera fase todo el capital. Para lanzarse es imprescindible controlar muy bien las finanzas de tu pyme, en especial la tesorería. Entender las dinámicas de los flujos de caja (que nos llevan a necesitar más dinero cuanto más vendemos) es esencial para poder afrontar el crecimiento con garantías.

En el plan de negocio debe estar muy claro cuál va a ser el gasto mensual, ya que una pyme tarda tiempo en conseguir ventas. Al menos hay que prever recursos para aguantar entre 6 y 12 meses. Durante ese tiempo, lo que genera nuestro primer negocio deberá hacer frente a las posibles pérdidas del segundo durante su periodo de asentamiento.

BOLETÍN INFORMATIVO

Suscríbete para recibir actualizaciones, promociones y tips que serán de tu interés.