Técnicas de design thinking que puedes aplicar en tu negocio

junio 25, 2019 | Marketing

Design Thinking o pensamiento de diseño, en español, es un método utilizado desde la década de los 70 para generar ideas innovadoras en las organizaciones. Está basado en el entendimiento de una situación en particular para dar solución a las necesidades de las personas. La técnica se utiliza mayormente en los diseñadores de producto, implementada por primera vez por la consultoría de diseño IDEO.

A lo largo de los años, esta técnica se ha implementado en el sector empresarial gracias a su eficacia en el proceso de innovación, conociendo datos básicos del usuario o cliente, para comprenderlo y encontrar una solución que sea tecnológicamente factible y comercialmente viable.

Para comprender el Desing Thinking es necesario conocer las 5 etapas de este método centradas en buscar problemas y diseñar soluciones:

  1. Empatizar con el usuario: en esta etapa se exploran todas las necesidades del usuario, se entienden sus problemas y se conocen sus deseos. En primer orden, en esta fase, la satisfacción de los consumidores es indispensable para obtener éxito en los resultados.

Esto se logra gracias al uso de metodologías de investigación cualitativa y cuantitativa como entrevistas, grupos focales, test de factibilidad y viabilidad, analíticas, entre otros, para comprender sus necesidades a fondo.

  1. Detectar oportunidades: en esta parte del proceso se organizan los resultados del proceso de investigación, analizando los datos encontrados y los patrones de conducta de los usuarios, para identificar las oportunidades de innovación.
  1. Generar ideas: este es el momento de generar una lluvia de ideas disruptivas y novedosas con relación al problema identificado, que satisfaga las necesidades del usuario.
  1. Ideas tangibles: en esta cuarta etapa se seleccionará la idea con mejor propuesta de valor para diseñar un producto. Es importante realizar pruebas lo antes posible para identificar las oportunidades de mejora y resolver los fallos de manera inmediata antes de presentar la idea final.
  1. Cocrear con el usuario: en esta última etapa se hace partícipe al usuario para que entre en interacción con el prototipo en un proceso de prueba y error para mejorar el producto final.

Para implementar la técnica de design thinking en tu negocio es importante tener en cuenta los siguientes factores:

Materiales

Para este método el componente visual y plástico es sumamente relevante, por lo que es necesario el uso de materiales (hojas, rotuladores, cámara fotográfica, marcadores, notas adhesivas, etc) que facilite el diseño de prototipos y comunicarlo de manera eficaz.

 Equipo

El trabajo en equipo es imprescindible en la implementación, en especial tener en cuenta la diversidad en conocimiento y experiencia de cada uno de los miembros del equipo de trabajo.

Espacio

Es necesario un espacio de trabajo totalmente adecuado y limpio para generar ideas y poder plasmarlas con facilidad, el uso de paredes y ventanas libres para pegar y escribir notas, una mesa amplia, buena iluminación y comodidad que fomente la creatividad.

Actitud

Tener una actitud de diseñador es esencial para este proceso, ya que se necesita ser optimista, arriesgado, empático, curioso y observador para enfocarse en los detalles claves que serán propicios para diseñar soluciones innovadoras, viables y factibles.

En conclusión, el design thinking es una técnica de utilidad para generar productos y servicios de innovación como resultado del estudio y la comprensión de las necesidades de los usuarios o clientes.

BOLETÍN INFORMATIVO

Suscríbete para recibir actualizaciones, promociones y tips que serán de tu interés.